CONDUSEF VS DESPACHOS DE COBRANZA

Condusef vs Despachos

NoticierosTelevisa- Condusef pone bajo la lupa a los despachos de cobranza

CIUDAD DE MÉXICO, México, 24-06–2014.–  Las llamadas telefónicas a deshoras, el demandar el pago de la deuda a menores de edad o adultos mayores, el uso de conductas agresivas y de palabras altisonantes, e incluso el amenazar con cárcel a los deudores, son prácticas de muchos despachos de cobranza, con lo que actúan al margen de los códigos de conducta más elementales.

Ante las malas prácticas de despachos de cobranza en contra de los deudores, y derivado de la reciente reforma financiera, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) prepara nuevas reglas en beneficio de los usuarios.

Si bien las instituciones financieras, directamente o a por la vía de sus despachos de cobranza, están en su derecho de recuperar el dinero prestado, también tienen la obligación de realizar de forma adecuadas, sin agredir o invadir la privacidad y los derechos de las personas.

A través de un comunicado, la Condusef detalló que entre enero de 2007 y mayo de 2014, se registraron 188,942 quejas en materia de gestión de cobranza indebida, de las cuales 65.1%, corresponden a actos de molestia a clientes que no son los deudores del crédito atrasado, otro 18.5%, se refiere a la gestión de los agentes con maltrato y ofensas para los deudores, en tanto que el 14.1% restante, se originan porque, a pesar de que las personas ya han pagado el crédito en cuestión, los despachos les siguen llamando de forma reiterada.

Uno de los detalles a los que el organismo defensor pondrá atención, en primer lugar, verificar que las instituciones financieras brinden información puntual a sus clientes de los despachos de cobranza con los que trabajan, desde su razón social, teléfonos, domicilio, y los nombres de los agentes de cobranza.

A su vez, los despachos de cobranza deberán reportar a la institución financiera el número, motivo y situación que guardan las quejas recibidas con motivo de sus gestiones, con un plazo perentorio para desahogarlas.

La nueva regulación también buscará evitar las amenazas, el uso simulado de instrumentos legales o documentos públicos que informen la situación del deudor, al igual que el uso de nombres que puedan confundirse con órganos judiciales, y hablar con menores de edad o con adultos mayores que no sean los deudores.

Asimismo, las instituciones financieras deberán supervisar el comportamiento de sus despachos de cobranza en relación al cumplimiento de todas estas reglas y, en caso de la gravedad o repetición de los incumplimientos, las instituciones los podrán sancionar o incluso cancelar el convenio de prestación de servicios.

Contestar

*